FEMINISMO

Manifiesto de Simone de Beauvoir por el Derecho a la No Maternidad

El manifiesto de las 343 (en francés, manifeste des 343) fue una declaración publicada el 5 de abril de 1971, en el número 334 de la revista francesa Le Nouvel Observateur, firmada por 343 mujeres que afirmaban haber tenido un aborto y que, consiguientemente, se exponían a ser sometidas a procedimientos penales que podían llegar hasta el ingreso a la prisión.

El manifiesto, redactado por Simone de Beauvoir, comienza así:

«Un millón de mujeres abortan cada año en Francia.
Ellas lo hacen en condiciones peligrosas debido a la clandestinidad a la que
son condenadas cuando esta operación, practicada bajo control médico,
es una de las más simples
.

Se sume en el silencio a estos millones de mujeres.
Yo declaro que soy una de ellas. Declaro haber abortado.
Al igual que reclamamos el libre acceso a los medios anticonceptivos,
reclamamos el aborto libre
1

A continuación del manifiesto se suceden las 343 firmas, entre las que destacan personalidades tales como:

Catherine Arditi, Françoise Arnoul, Brigitte Auber, Stéphane Audran, Colette Audry, Tina Aumont, Hélène de Beauvoir, Simone de Beauvoir, Valérie Boisgel, Olga Bost, Claudine Chonez, Iris Clert, Lise Deharme, Christine Delphy, Catherine Deneuve, Dominique Desanti, Marguerite Duras, Françoise d’Eaubonne, Françoise Fabian, Brigitte Fontaine, Luce Garcia-Ville, Claude Genia, Gisèle Halimi, Katia Kaupp, Bernadette Lafont, Danièle Lebrun, Annie Leclerc, Violette Leduc, Marceline Loridan, Judith Magre, Geneviève Mnich, Ariane Mnouchkine, Claudine Monteil, Jeanne Moreau, Michèle Moretti, Liane Mozere, Nicole Muchnik, Bulle Ogier, Marie Pillet (madre de Julie Delpy), Marie-France Pisier, Micheline Presle, Marthe Robert, Christiane Rochefort, Yvette Roudy, Françoise Sagan, Delphine Seyrig, Alexandra Stewart, Gaby Sylvia, Nadine Trintignant, Irène Tunc, Agnès Varda, Catherine Varlin, Ursula Vian-Kubler, Marina Vlady, Anne Wiazemsky y Monique Wittig.

Algunas de las firmantes reclamaban que el aborto fuera gratuito además de ser libre.
La idea salió de Jean Moreau, de la redacción del Nouvel Observateur.2

Otro fragmento del manifiesto:

<<El aborto terapéutico exige una “buena razón” para obtener el “permiso” de abortar. Esto significa que debemos merecer el derecho de no tener niños.
Al igual que antes, seguimos siendo desposeídas de nuestro derecho a dar la vida o no. Obligar a una mujer a ser madre seguiría siendo un principio legítimo. Establecer algunas excepciones a esta regla no haría más que reforzar esta legislación. Esta nueva ley, por muy liberal que sea, continuaría ocupándose de nuestro cuerpo.

El uso de nuestro cuerpo no debe ser reglamentado en absoluto.

Nunca aceptaremos excepciones; restos de lo que los otros seres humanos disfrutan desde su nacimiento:
La libertad de hacer uso de su cuerpo a su antojo. En nuestra calidad de mujeres nos oponemos a cualquier ley que pretenda, de cualquier manera, regular nuestros cuerpos. No queremos que se promulgue una ley más ventajosa para nosotras. Queremos simplemente que no haya ley.

No pedimos caridad, pedimos simplemente justicia.
Somos 27,000,000 en este país.
27,000,000 de “ciudadanas” que hoy en día son tratadas como ganado.
A los fascistas, cualquiera que sea su pelaje (aquellos que lo reivindican y nos agreden físicamente, católicos, integristas, demógrafos, médicos, expertos, juristas, “hombres responsables”, a Debré, Peyret, Lejeune, Pompidou, Chauchard, el Papa), les decimos que a partir de ahora están desenmascarados. Que son unos asesinos y que por lo tanto les prohibimos terminantemente utilizar el término “respeto a la vida”. Ésta es una obscenidad en sus bocas.

Somos 27,000,000 y lucharemos hasta el final para poder lograr lo que se nos debe: poder disponer libremente de nuestros cuerpos.

Como cualquier otro productor, las mujeres deben poder controlar su producción. Utilizar este control implica transformar radicalmente las estructuras mentales de las mujeres.
Y una transformación , igualmente radical, de las estructuras de la sociedad.

1) Yo haré un niño si así lo deseo y no sufro ninguna presión moral para hacerlo, ninguna institución, o imperativos de orden económico, deberían obligarme a hacerlo. Esta prerrogativa constituye mi poder político. Al igual que otros agentes productores , yo puedo, si la situación lo exige, presionar a la sociedad con mi producción (huelga de nacimientos).

2) Yo haré un niño si considero que la sociedad en la cual nacerá me conviene, y si esta misma sociedad no hace de mi una esclava de este niño, su nodriza, su sirvienta.

3) Yo asumiré la responsabilidad de concebir un niño si éste es mi deseo, y si esta sociedad me conviene tanto a mi como a él. Es decir, una sociedad sin riesgos de guerras y sin trabajo esclavizante.>>3

-Simone de Beauvoir

SIMONE 5.jpg
Filósofa y escritora francesa (1908-1986)

“En su obra autobiográfica habla del malestar que le causaba la morbilidad y la mortalidad por aborto dada su ilegalidad y relata cómo y por qué firma El Manifiesto de las 343 que apareció en 1971 en el diario Le Nouvel Observateur. Por otra parte, manifiesta su preocupación por la infancia y su irritación con una doble moral que al tiempo que castiga a quienes deciden no ser madre, hace bien poco por garantizar el presente y el futuro de niñas y niños. Pero en último análisis, nuestra autora puso el dedo en la llaga respecto de la maternidad como destino femenino, más aún como condición sine qua non de realización de una feminidad construida al servicio del sistema, del sistema capitalista y del sistema de dominación masculina.”4

Desde entonces, ¿qué tanto han cambiado las posturas y los avances al respecto?
Te invitamos a que dejes
 tu comentario.

Fuentes:

Texto original en francés:

«Un million de femmes se font avorter chaque année en France.
Elles le font dans des conditions dangereuses en raison de la clandestinité à laquelle elles sont condamnées, alors que cette opération, pratiquée sous contrôle médical, est des plus simples.
On fait le silence sur ces millions de femmes.
Je déclare que je suis l’une d’elles. Je déclare avoir avorté.
De même que nous réclamons le libre accès aux moyens anticonceptionnels, nous réclamons l’avortement libre


2 
 Le Nouvel Observateur, nº 2160, 30 de marzo de 2006, L’histoire secrète du Manifeste des 343 salopes, de Sophie des Deserts.

3 Simone de Beauvoir entre nosotras, Poniatowska Elena y otras, Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, México, 2008, pág. 81.

Anuncios

2 thoughts on “Manifiesto de Simone de Beauvoir por el Derecho a la No Maternidad”

  1. Yo también aborte porque decidí hacerlo, hoy nuevamente habría que retomar este.manifiesto e insistir en la legalidad del aborto, es nuestra cuerpa nuestra decisión nuestro derecho.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias por tu comentario Marla. En 18 estados de México el aborto está penalizado, lo que pone en una situación precaria a quienes tienen que venir a la Ciudad de México en largos y costosos trayectos que a veces no pueden costear. La negación de decidir sobre nuestras cuerpas, tiene que evidenciarse, y como bien dices, retomar la voz que muchas han alzado y que seguiremos denunciando. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s